martes, 16 de octubre de 2012

¿ Otro gallego en Andorra ?



Hola, queridos amigos, buenas noches :

Este pin de la foto, del restaurante Tic Tapa, me recuerda que el pulpo es un gallego más en cualquier parte de nuestro pequeño mundo. No tengo idea de qué relación puede existir entre este diseño informal y gracioso con el origen de su creador. Parece ser que hay mano de Charly en su realización. El pin me llega por su mediación y desde aquí le doy las gracias. La calidad es muy buena y está contrastado debidamente por el reverso. Muy bonito, sinceramente.
Saludos cordiales, salutacions cordials, saúdos cordiais, bihotzeko agurrak.
Tucho, Casa del Pin, La Coruña.

Pines " repes " de Pas de la Casa. Y la vida sigue su curso ...



Hola, queridos pinéfilos, buenas noches :

Estos dos pines, de evidente origen francés ( artículo " Le " de Pas de la Casa ), forman parte de una serie de cuatro ( que yo sepa ) de estilo y diseño común. Son muy finos de factura y están grabados en el reverso con su logo de fábricante. No es fácil dar con ellos. Yo tengo tres de los cuatro. Doy entrada a estos dos porque los tengo repetidos y los guardo a la espera de un posible cambio. De no producirse, es igual. Volverán a Andorra de nuevo, pues ya tienen destinatario.
Volvemos al trabajo, movemos el blog. El tiempo pasa y, aunque el recuerdo de Gwydion permanece, la morriña se mitiga un poco cada día.
Saludos cordiales, salutacions cordials, saúdos cordiais, bihotzeko agurrak.
Tucho, Casa del Pin, La Coruña.

martes, 9 de octubre de 2012

Gwydion se fue a las nieves, más allá de las brumas del Mar del Norte ...


Hola, queridos amigos, buenas noches :

Como digno hijo de Hércules, con melancolía en la mirada y sereno, Gwydion, nuestro leal, fiel y hermosísimo perro, se ha ido para siempre a las nieves de sus sueños, a través de las brumas del mar desconocido, después de casi once años con Lucía, mi hija la mayor, su dueña y señora. Tuvo para todos su pecho poderoso y el aullido de cariño envuelto en sus ojos de dulce caramelo. Así nos deja. Nuestra tristeza es su ausencia, que algún día habría de llegar, nunca esperada.
Saludos cordiales, Gwydion, salutacions cordials, saúdos cordiais, bihotzeko agurrak.
Para siempre.
Tucho, Casa del Pin, La Coruña.

De museo, sin duda.


Hola, amigos pinéfilos, buenas noches :

He pedido consejo para sustituir la palabra " pinómano " por la de " pinéfilo ", aunque los dos suenan bastante mal. Viene a cuento porque el amigo francés que me tiene enfilado el Pas de la Casa usa en su tarjeta de visita el término " pinsophile ", en su lengua claro, que no suena nada mal. Aunque el objeto de esta entrada es un broche, no un pin. Un broche fuera de toda línea tradicional andorrana en términos de esquí. Pero ahí está su valor. Es original, distinto, nada que ver con los conocidos " test " y, por si fuera poco, de un acabado espectacular. Una verdadera pieza de museo. Un pequeño éxito de voluntad y suerte. La verdad es que no tengo muchas pistas sobre su origen y estoy en ello. Como en todo momento, agradezco sinceramente cualquier información que arroje luz sobre el " paraíso del esquiador ", que no es la Andorra de Teruel, desde luego.
Saludos cordiales, salutacions cordials, saúdos cordiais, bihotzeko agurrak.
Tucho, Casa del Pin, La Coruña.

Al fin. Casi sin querer ...


Hola, queridos amigos, buenas noches :

Ya lo comenté en alguna ocasión anterior : a veces las cosas se disponen de manera tan sorprendente que cuesta creerlo. Es el caso de la chapa de la foto. Llevo mucho tiempo vigilando sus apariciones y siempre resultó esquiva y cara. Unas veces se vendió por encima de mis posibilidades y otras por encima de su precio normal de mercado. ¡Ah!
pero siempre estoy alerta. Y ha caído en las redes de la paciencia y el trabajo diario.
Es una preciosa chapa de parrilla de coche, esmaltada, en un estupendo estado y propia de un museo. Y casi al precio del pin más modesto. Seguro que su vendedor se cansó de esperar una venta fuera de mercado y lo pillé en un momento de debilidad. Es preciosa y antigua, sobre los años sesenta, según su anuncio. Estoy muy contento, la verdad, en un fin de semana nada satisfactorio, por otra parte.
Saludos cordiales, salutacions cordials, saúdos cordiais, bihotzeko agurrak.
Tucho. Casa del Pin. La Coruña.