miércoles, 17 de diciembre de 2014

" Pirulas " de nostalgia ...


   Hola queridos amigos, buenos días :

   A la espera de la Navidad y sus entrañables horas, me han llegado dos " pirulas " de nuestro querido y nunca olvidado Museo del Pin, de Ansalonga y, por supuesto, de Angeles y Jorge, a quienes desde aquí ya aprovecho para felicitar estas fiestas y desear, al igual que a todos los amigos y seguidores, paz y bien :



   Las placas " pirulas " son placas de cava de muy diversa procedencia, mayoritariamente editadas por particulares, asociaciones, instituciones y empresas, con fines publicitarios, de conmemoración o simplemente recaudatorios. No importa que una placa de este tipo haya sido o no embotellada, pues este hecho no altera su condición de " pirula ". La mayor parte de coleccionistas de estas placas las prefiere incluso " secas " ( que no han sido puestas en botella ). Son muy bonitas y con una gran carga de nostalgia.


   ¡ Felices Fiestas !
   ¡  Bones Festes !
   ¡  Boas Festas !
   ¡  Zorionak !

      Tucho, Casa del Pin, La Coruña.

martes, 16 de diciembre de 2014

Las vacas y el obispado.


   Hola, queridos pinéfilos, buenas noches :

  El " escut " de Andorra pasó por muchas vicisitudes, no ha sido siempre el que conocemos, adoptado definitivamente en 1969 :

   
Hoy solo quiero hacer notar una sencilla y simpática anécdota que ha llegado a mi conocimiento de manera casual, pero que es una perla :


   Este antiguo escudo de la foto es muy semejante al anterior, mas no es igual, evidentemente. Fijaros :
   Las vacas del Vizcondado del Bearne, que es el cuarto cuartel del " escut " tradicionalmente, están
" mirando " a la derecha, es decir, sus posaderas están orientadas " contra " la mitra obispal, lo que no parecía de buen gusto, según nos informa D. José Juan Carrión Rangel, que se hace eco de la nota
de mosén Gabriel Carrió i Abat, rector de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Barcelona y admirable observador.
   Yo tengo tres " agujas " con las vacas del Vizcondado del Bearne en esa posición y espero alguna más :







   Eso sí, no tengo ningún pin con las vacas irreverentes, lo que nos da una idea de la antigüedad del diseño, que queda abierto a una posible y alentadora investigación.
   Voy a dedicar una parte de mi tiempo a esta simpática anécdota.
   Saludos cordiales, salutacions cordials, saúdos cordiais, bihotzeko agurrak.
   Tucho, Casa del Pin, La Coruña.